22/3/17

Legumbres y flatulencia [22-3-17]


Legumbres y flatulencia

La flatulencia se puede aliviar o incluso prevenir si se mejora la digestión de los alimentos flatulentos. Para ello se aconseja condimentar los platos de legumbres, coles y puerros, entre otros, de forma adecuada y aplicar la técnica culinaria más apropiada.

¿Qué es la flatulencia?

La flatulencia también se conoce con el nombre de meteorismo. Se caracteriza por un exceso de gases que se acumula en el intestino y que además de provocar una distensión abdominal (hinchazón del abdomen), causa espasmos intestinales.
El gas acumulado en el intestino procede de dos vías distintas; en parte, del aire que se ingiere al tragar los alimentos, pero este gas también puede ser el producto de la fermentación que llevan a cabo las bacterias de la flora intestinal.

El caso de las legumbres

Es bien sabido que tras degustar un buen plato de garbanzos, lentejas o alubias mucha gente nota hinchazón abdominal, una consecuencia incómoda que hace que en más de una ocasión las nutritivas legumbres sean rechazadas.

La causa de este exceso de gases la tiene uno de sus componentes: los oligosacáridos no digeribles, en concreto la rafinosa y la estaquiosa. Estos oligosacáridos no digeribles son resistentes al ácido gástrico y a la acción de las enzimas digestivas, y por tanto entran intactos en el intestino grueso y son fermentados por las bacterias que residen en él. Como consecuencia de esta fermentación se forma gas, hecho que explica los problemas de meteorismo y flatulencia que aparecen tras la ingesta de legumbres.


¿Cómo se puede reducir la producción de gases?

Para evitar o reducir la flatulencia tras consumir legumbres pueden aplicarse diferentes técnicas muy sencillas:

- Romper el hervor mientras se están cociendo las legumbres, retirando la cazuela del fuego durante unos minutos o bien añadiendo agua fría al agua hirviendo. De este modo se reducen al máximo los oligosacáridos productores de gas. A esto es lo que nuestras abuelas llamaban "asustar a las lentejas", se ve que tenían ya mucho sentido común.

Tomar las legumbres en puré o pasadas por el chino para quitarles la piel. Si se mezclan con verduras o con patatas resultan más suaves y si se les añaden durante la cocción condimentos carminativos como comino, anís, romero, tomillo o hinojo, entre otros, se facilita su digestión y se reduce el cúmulo de gases.

- Terminar la comida con una infusión digestiva, de alguna de las plantas antes mencionadas, o de las conocidas manzanilla y menta poleo.

Masticar bien los alimentos y comer y beber despacio, para así evitar tragar una cantidad excesiva de aire mientras se come.

21/3/17

Ensaladas: el binomio dieta y nutrición es posible [21-3-17]


Ensaladas: el binomio dieta y nutrición es posible

El buen tiempo hace que nos apetezcan más. Son buenas para vigilar las calorías, pero también pueden estar deliciosas y aportar un gran valor nutritivo si ponemos los ingredientes adecuados

Al contrario de lo que puede parecer, las ensaladas no son solo buenas para cuidar la dieta, sino que con los ingredientes adecuados pueden tener un alto valor nutritivo al mismo tiempo. Y además, podemos hacer que tengan un sabor delicioso.

Los beneficios de comer ensaladas son mayores de los que creemos, y no sólo por tener pocas calorías. Está demostrado que las personas que comen ensaladas habitualmente tienen, por ejemplo, mayores niveles de vitaminas C y E, así como ácido fólico. Por otra parte, un estudio reciente de la Purdue University de Indiana acaba de descubrir que añadirles huevo cocido y verduras puede reducir el riesgo de padecer cáncer y disminuye los problemas de colesterol.

Eliminando todas las opciones de ensaladas con cualquier tipo de salsas hipercalóricas, o con ingredientes como el bacon, tenemos multitud de opciones para prepararnos unos platos hipersanos, más allá de las extendidas ensaladas de pasta, pollo o arroz. Te proponemos algunos ingredientes para poner un poco de variedad en tus platos verdes. Por supuesto, en cada una se pueden añadir y eliminar ingredientes al gusto de cada uno.


Ensalada con marisco


Las propiedades nutritivas del marisco son de sobra conocidas: proteínas, aminoácidos y bajo contenido graso. Bien es cierto que encarece el plato, y por cuestiones de presupuesto tal vez no sea apto para todos los días, pero algún día que otro podemos hacer una ensalada bien consistente con alimentos como buey de mar, vieiras, langostinos o bogavantes. Combinan perfectamente en el paladar sobre base de espinacas, canónigos, y unos toques de estragón fresco, apio, puerros y tomate maduro. Y en lugar de salsa, claro está, una vinagreta. Eso sí, ten en cuenta que algunos mariscos tienen una cantidad más alta de colesterol, así que si tiendes a tenerlo alto no abuses de estos alimentos en particular.


Ensalada con fruta

Perfecta para el verano, fresca y con altos índices de fibra, agua y vitaminas. No olvidemos que sus antioxidantes ayudan a retrasar el envejecimiento de la piel. Si intentamos incluir aquellas que contienen menos azúcar, nos quedará una ensalada sanísima. Por ejemplo, una ensalada a base de lechuga, manzana y nueces puede ser una opción excelente. Los fresones, el melocotón o la naranja, son frutas que también puedes añadir con otros ingredientes como el queso fresco, mostaza en grano o tomates cherry.


Ensalada griega

De muy fácil preparación y deliciosa: queso feta, pepino, tomates cherry, aceitunas rojas y un poco de limón, orégano, sal y pimienta molida. Todo ello aderezado con un aceite de oliva. No puede ser más típico de la dieta mediterránea.


Ensalada con quinoa
La quinoa es un alimento muy completo y de fácil digestión. Como no tiene gluten es además apto para celíacos. Podemos preparar una ensalada deliciosa a base de quinoa añadiendo otros alimentos como cebolla, mandarinas o naranjas, lechuga picada, tomate, eneldo, pepino e incluso otras legumbres. Con un poco de limón, aceite de oliva y sal, tendrás una ensalada exquisita.
 

20/3/17

La aceituna de mesa, un alimento muy saludable [20-3-17]

La aceituna de mesa, un alimento muy saludable

Se ha convertido en un alimento con un alto valor nutricional. Su grasa es muy saludable, ya que predominan los ácidos grasos insaturados sobre los saturados y especialmente, el ácido monoinsaturado oleico. De igual modo, es una buena fuente de fibra dietética, muy fácilmente digerible.

Las Aceitunas de Mesa, alimento antiquísimo y popular en nuestro país ya que a partir de las aceitunas se obtiene el aceite de oliva y es considerado como un alimento básico en la Dieta Mediterránea, son un alimento muy interesante y que no debe faltar dentro de toda alimentación equilibrada. La Aceituna de Mesa cuenta con un alto valor nutricional. Su grasa es muy saludable, ya que predominan los ácidos grasos insaturados sobre los saturados y especialmente, el ácido monoinsaturado oleico. De igual modo, es una buena fuente de fibra dietética, muy fácilmente digerible y destaca su contenido en minerales, principalmente su aporte de sodio y en menor proporción, su aporte de calcio, potasio, magnesio, hierro, fósforo y yodo.

Según la doctora Carmen Gómez Candela, de la Universidad de Nutrición Clínica y Dietética, Hospital Universitario la Paz de Madrid y Presidenta de la Sociedad Española de Nutrición Básica y Aplicada, un consumo moderado de aceitunas a la semana es deseable y recomendable, recordando que pueden sustituir una pequeña porción de la grasa total del día y que se pueden elegir distintas variedades por sus diferentes características nutricionales.

Por su parte, el doctor Antonio Villarino Marín, Catedrático de Bioquímica, Profesor de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid y Vicepresidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, señala que nos encontramos ante un alimento que es importante debido a que forma parte de nuestro acervo cultural gastronómico, porque su equilibrio energético es aceptable, porque su contenido en grasa es muy saludable, es buena fuente de fibra dietética, con destacable contenido en calcio y magnesio y un buen contenido en polifenoles. Por todo ello, las Aceitunas de Mesa son un alimento muy interesante, que no debe faltar en nuestra alimentación.

Excepcionales características nutricionales de las aceitunas de mesa
La aceituna está compuesta en su mayoría por agua y su aporte calórico medio es de 148,5 calorías por 100 gramos, donde predominan los ácidos grasos insaturados sobre los saturados, y en especial, el ácido monoinsaturado oleico. Una cantidad adecuada sería tomar 25 gramos de aceitunas al día, es decir, 7 aceitunas aproximadamente, que aportan tan sólo 37 calorías.

Además, se ha observado que la presencia de sal estimula la absorción del ácido oleico y los ácidos grasos poliinsaturados, mientras que tiene un efecto negativo sobre los saturados, lo cual es muy recomendable a nivel nutricional.

Aportan hidratos de carbono y proteínas en pequeñas cantidades y contienen todos los aminoácidos esenciales en una proporción adecuada. En cuanto a su contenido en fibra, éste se sitúa alrededor de 2,6 gramos por cada 100 gramos de porción comestible, por lo que se puede señalar que tiene una buena tasa de digestibilidad.

Por último, señalar que las Aceitunas de Mesa también poseen pequeñas cantidades de compuestos muy importantes en los mecanismos de protección antioxidante del organismo humano.

La Aceituna de Mesa: un alimento a incluir en cualquier tipo de dieta

Existen diferentes tipos de Aceitunas de Mesa en cuanto a su composición, por lo que dependiendo de las necesidades nutricionales, una variedad específica puede ser más recomendable. No obstante, dado que la recomendación habitual de consumo de grasa viene a ser de 3 a 6 raciones al día, en función del aporte calórico final que se desee, una cantidad adecuada sería tomar 25 gramos d aceitunas al día, es decir, 7 aceitunas aproximadamente, que sustituirían a media ración de grasa (*).

La cantidad anteriormente indicada podría disminuirse en caso de sobrepeso o hipertensión, o aumentarse en el caso de que los requerimientos energéticos sean más elevados como en el caso de los deportistas.

19/3/17

¿Multivitaminas o buena nutrición? [19-3-17]


¿Multivitaminas o buena nutrición?

DOS ESTUDIOS REALIZADOS EN ESTADOS UNIDOS PONEN EN TELA DE JUICIO LOS BENEFICIOS DE LAS MULTIVITAMINAS.

Dos estudios importantes concluyeron que las multivitaminas no protegen a los hombres del envejecimiento del cerebro ni ayudan a los sobrevivientes de infartos cardíacos.

Millones de personas en países como Estados Unidos gastan miles de millones de dólares en multivitaminas, supuestamente para fortalecer su salud y llenar vacíos en la dieta.

Pero ¿Se puede alentar a la población, que no come lo suficiente de ciertos nutrientes, a compensarlo con vitaminas?, el gobierno de dicho país no recomienda la ingesta rutinaria de suplementos como forma de prevenir enfermedades crónicas.

Los estudios, publicados hace una semana, son los más recientes que ponen a prueba si las multivitaminas son capaces de compensar ciertas deficiencias en la dieta, y concluyen que no.

"Hay pruebas suficientes para aconsejar contra la suplementación rutinaria de vitaminas", expresó en términos enérgicos un editorial que acompañó las conclusiones del estudio, publicadas el lunes en Annals of Internal Medicine.

Después de todo, la mayoría de las personas que compran multivitaminas y otros suplementos por lo general están saludables, dijo la Dra. Cynthia Mulrow, subdirectora de la publicación. Hasta la comida basura está fortalecida con vitaminas, mientras que el principal problema alimentario en Estados Unidos es exceso de grasa y calorías, agregó.

PRUEBAS SUFICIENTES

Pero otros investigadores dicen que eso no está completamente claro, especialmente en el caso del suplemento dietético más usados: más de una tercera parte de los adultos en Estados Unidos y una proporción incluso mayor de los mayores de 50 años toman multivitaminas.

De hecho, el Equipo Especial de Servicios de Prevención de Estados Unidos estudia si los suplementos vitamínicos marcan alguna diferencia en el riesgo de la persona promedio ante el cáncer o las enfermedades cardíacas.

En un borrador preparado el mes pasado, el grupo asesor del gobierno dijo que en el caso de las multivitaminas normales y ciertos otros nutrientes no hay pruebas suficientes para inclinarse por una respuesta u otra. (Pero sí indicó que dos suplementos individuales, el betacaroteno y la vitamina E no funcionan). Se espera una decisión final para el próximo año.

"Para bien o para mal, los suplementos vitamínicos no van a desaparecer", dijo el Dr. Howard Sesso, del Brigham and Women's Hospital en Boston, quien lidera un estudio sobre multivitaminas que ha tenido resultados poco uniformes: sugiere que tiene pequeños beneficios para algunas enfermedades y dice que hacen falta más investigaciones, especialmente entre las personas menos saludables.

Sin embargo, "no hay sustituto para la promoción de una dieta sana y el comportamiento debido", como hacer ejercicio, advirtió Sesso.

 CONSUMO

Según datos de CNN México, más de la mitad de los adultos en Estados Unidos toman algún tipo de multivitamínico; muchos lo hacen con la esperanza de evitar enfermedades cardiacas, cáncer o incluso para mejorar su memoria.

 “La industria (de las vitaminas y multivitamínicos) se basa en una anécdota, en la que le dicen a las personas ‘toma esto y te vas a sentir mejor’”, dice el médico Edgar Miller, profesor de medicina y epidemiología en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y coautor de la editorial.

“Se ha perpetuado. Pero cuando haces una prueba, no hay evidencia de beneficios a largo plazo. No pueden prevenir la mortalidad, derrames cerebrales o infartos”.

DESNUTRICIÓN

Gladis Block, profesora de nutrición y epidemiología de la Universidad de California Berkeley, ha pasado su vida estudiando el rol de la vitamina C en el riesgo de padecer algunas enfermedades y dice que la mayoría de los estadounidenses está desnutrido. Asegura que la mayoría no tiene una dieta saludable y que por lo tanto no comen las vitaminas y minerales que necesitan.

“Hay siempre una minoría que obtiene un nivel cuestionable de micronutrientes. Así que los multivitamínicos son una apoyo frente a una dieta pobre”. 

COMER BIEN

Hemos escuchado hablar mil veces de dieta equilibrada, dieta ideal, dieta sana, comer sano... pero no siempre queda claro qué es exactamente. En principio, cuando se habla de dieta sana, se está hablando de una forma de comer que asegura sobre todo, y ante todo, mantener la salud y que el cuerpo funcione a pleno rendimiento.

Los expertos en nutrición están de acuerdo en que hay una cierta manera general de comer sano que es la más adecuada y que consiste en llevar una dieta equilibrada, es decir, aquella cuyo aporte energético proceda en un 55-60  por ciento de los carbohidratos, un 12-15  por ciento de las proteínas y en un 25-30 por ciento de las grasas.

A partir de esta fórmula las posibilidades son muchas, pero debe quedar claro que los nutrientes más abundantes de la dieta tienen que ser los alimentos ricos en hidratos de carbono, que aportan el máximo de energía, es decir los carbohidratos (pasta, arroz, cereales, papas). Y los que menos las proteínas, es decir, carne, queso, pescado, huevos... (Aunque también se los necesita y no se los debe eliminar en absoluto).

CALORIAS

Serán distintas según el sexo, edad y actividad física pero en general oscilarán entre las 1.800 kcal y las 3.500 kcal por día. No todos necesitan el mismo aporte, por eso las cantidades a la hora de comer sano no son las mismas para todo el mundo, aunque sus bases sí son parecidas. Siempre es necesario acompañar la dieta de una dosis abundante de agua: la cantidad viene marcada por tu sensación de sed pero beber un litro y medio de agua al día es una media adecuada.

Es esencial variar los tipos de alimentos que se come, durante la semana se aconseja alternar como primer plato pasta, arroz, papas, legumbres. Y como segundo carne, pescado, huevos. La grasa más recomendable y sana es el aceite de oliva. Es importantísimo que cada día la dieta contenga vegetales y frutas variadas.

18/3/17

Pequeños cambios para una dieta sana [18-3-17]


Pequeños cambios para una dieta sana

La comida moderna contiene demasiados alimentos refinados desprovistos de nutrientes, lo que repercute en nuestra salud en forma de fatiga, migraña, dolor de estómago y un largo etcétera de pequeños y grandes achaques. Puesto que siempre nos falta tiempo, nuestra alimentación incluye pocos alimentos recién preparados, como verduras, frutas o cereales integrales. Cambiar de hábitos alimentarios no tiene por qué ser un proceso arduo o aburrido y, en cambio, supone una progresiva mejora para la salud. Comer es un placer y es importante disfrutar de la comida. Sobre todo, no hay que obsesionarse contando calorías o pensando lo que se puede o no comer. Cuando empezamos a introducir alimentos con mayor contenido de vitaminas, minerales, fibra y grasas saludables empezamos, de forma natural, a comer menos. Observamos que el cuerpo responde ante los alimentos menos sanos y, casi inconscientemente, empezamos a rechazarlos, algo que nos beneficia.

Cada persona necesita una cantidad diferente de proteínas e hidratos de carbono, que varía en función del estilo de vida y la actividad física. Pero algo que todos tenemos en común es que las combinaciones de alimentos más simples nos resultan más fáciles de digerir. Si combinamos muchos tipos de alimentos diferentes en una misma comida, el cuerpo tiene que trabajar más.

Hay que evitar todos los refinados. El azúcar de cualquier tipo es un producto refinado y provoca muchos problemas, sobre todo cuando se toma con asiduidad. Otro gran problema de la dieta moderna es el consumo excesivo de trigo refinado. La dieta debería componerse sobre todo de gran variedad de verduras y frutas, grandes fuentes de vitaminas y minerales, en especial si son ecológicas. Por lo general, los alimentos crudos suelen aportar más vitaminas y minerales que los cocinados puesto que, con la cocción, se elimina un importante porcentaje del aporte vitamínico.

17/3/17

La falta de vitamina D causa somnolencia [17-3-17]


La falta de vitamina D causa somnolencia

Si te duermes durante el día, quizás sea debido a que tus niveles de vitamina D son excesivamente bajos, según las conclusiones de un estudio publicado en la revista Journal of Clinical Sleep Medicine. Para el estudio, los científicos trabajaron con 81 pacientes en clínicas del sueño que se quejaban de problemas de sueño y dolor inespecífico. La mayoría de los sujetos fue diagnosticado de apnea obstructiva del sueño. Midiendo sus niveles de vitamina D en una muestra de sangre y determinando la somnolencia que padecían con la Escala de Somnolencia de Epworth, los investigadores encontraron una correlación significativa entre ambos factores.

Además, la correlación resultó ser más bastante intensa en determinadas razas. Concretamente, en los pacientes de raza negra se detectaron mayores niveles de vitamina D asociados con un mayor nivel de somnolencia. Según los autores, esta relación es lógica porque una mayor pigmentación de la piel es un factor de riesgo para un bajo nivel de vitamina D.

14/3/17

Vitaminas en la dieta, ¿por qué son tan importantes?

Vitaminas en la dieta, ¿por qué son tan importantes?

ideal.es

Las vitaminas son esenciales para el correcto funcionamiento de las células del organismo. Sin embargo, el cuerpo humano tan sólo produce de forma natural la vitamina D, por ello es tan importante incluir en nuestra dieta alimentos y complementos con todos aquellos nutrientes que nuestro cuerpo necesita para la formación de tejidos, células de la sangre, hormonas, sustancias químicas para el sistema nervioso y material genético.

Cada vitamina cumple una función específica en el organismo interactuando entre sí y con otros nutrientes y aunque no proveen energía, participan en las reacciones metabólicas de nuestro cuerpo para aprovecharla. Estos micronutrientes regulan la absorción de carbohidratos, grasas y proteínas para un correcto funcionamiento corporal. Además, las vitaminas también nos ayudan a tener una buena coagulación, aumentan las defensas, evitan el crecimiento prematuro, mejoran la actividad cerebral y celular, mantienen sanos los tejidos y mucosas, y facilitan la circulación de la sangre.

A la hora de clasificarlas, éstas se dividen en hidrosolubles; que se encuentran en el agua de los alimentos (vitaminas del complejo B y C), y que a su vez se expulsan fácilmente por la orina, por lo que es necesario tomarlas con mayor frecuencia, y en liposolubles (A, D, E y K), contenidas en la grasa de los alimentos y que permanecen más tiempo en el organismo.


Suplementos vitamínicos


Las carencias de vitaminas y minerales pueden estar ocasionadas por unos hábitos alimenticios incorrectos, especialmente comunes en niños y adolescentes, causadas por el crecimiento y una alimentación insuficiente frente a la gran cantidad de ejercicio físico que suelen realizar. También las personas que siguen una dieta de adelgazamiento pueden sufrir estas carencias. Por otra parte, las mujeres durante el embarazo necesitan un aporte extra de hierro, al igual que el ácido fólico es importante en todas las mujeres en edad fértil.

En el caso de los deportistas, la carencia de vitaminas está motivada por las grandes dosis que el organismo necesita de éstas para recuperarse del esfuerzo físico, y es que, las vitaminas y minerales ayudan en la nueva síntesis de tejidos. En caso de existir una deficiencia nutricional, ingerir vitaminas y minerales consigue que el deportista no empeore su rendimiento ni perjudique a su organismo mientras realiza ejercicio.

No podemos olvidar que los suplementos multivitamínicos no son sustitutivos de una alimentación sana ni de un estilo de vida saludable, ya que la alimentación es la mejor fuente de vitaminas, minerales y nutrientes. No obstante, los suplementos pueden proporcional un respaldo nutricional esencial si se tienen carencias.

Entre los nutrientes que los especialistas en nutrición identifican como más importantes en niños y adultos con carencias, se encuentra el calcio, la vitamina D, la fibra y el potasio, siendo los suplementos vitamínicos más populares las multivitaminas, el calcio y las vitaminas B, C y D.

Mientras que el calcio refuerza la salud ósea, la vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio. Por su parte, las vitaminas C y E son moléculas antioxidantes que previenen el daño celular y ayudan a mantener la salud.

La vitamina B12, que principalmente proviene de la carne, el pescado y los lácteos, mantiene en buen estado las células nerviosas y el estado de la sangre, al tener su mayor presencia en productos de origen animal, el suplemento de esta vitamina tiene especial relevancia en personas veganas. 

Los suplementos de vitaminas y minerales deben ser recomendados por un profesional, además de ir haciendo un seguimiento tras varios meses de evolución. En MasMusculo, tienda especializada situada en Granada, podrá encontrar estos y muchos otros complementos alimenticios para conseguir una dieta sana y equilibrada sin carencias perjudiciales para la salud.

25/2/17

La Importancia de Los Carbohidratos en la Dieta Diaria [25-2-17]

La Importancia de Los Carbohidratos en la Dieta Diaria

Los carbohidratos, también llamados glúcidos, se pueden encontrar casi de manera exclusiva en alimentos de origen vegetal y también en los tejidos animales, como glucosa o glucógeno. Estos sirven como fuente de energía para todas las actividades celulares vitales.

Existen tres tipos principales de carbohidratos: los azúcares, los almidones y la fibra. Los almidones y la fibra son carbohidratos complejos. Los azúcares presentes en los alimentos y el azúcar de mesa son carbohidratos simples.

Los carbohidratos complejos, como el almidón del pan y las papas, se metabolizan más lentamente que los azúcares simples. Cuando son digeridos, por lo general, la necesidad de glucosa del organismo ya ha sido satisfecha por los azúcares simples de otros alimentos, por lo que tienden a ser convertidos en glucógeno, que será usado para satisfacer futuras necesidades de energía.

Los carbohidratos deberían suministrar entre el 55 y 60% del consumo total de la energía de una persona, y estos deben ser de preferencia en forma de alimentos que contengan almidón, y frutas y verduras. Considerando esto, es por lo que la pirámide alimentaria, recomienda que una persona que necesita 1.600 calorías o más al día debe comer entre 6 y 11 raciones de alimentos que contiene almidón, 3 a 5 raciones de verduras, y 2 a 4 raciones de fruta.

En una alimentación variada y equilibrada aproximadamente unos 300gr./día de hidratos de carbono deben provenir de frutas y verduras, las cuales no sólo nos brindan carbohidratos, sino que también nos aportan vitaminas, minerales y abundante cantidad de fibras vegetales.

Las recomendaciones dietéticas de los especialistas para que las personas se mantengan saludables sugieren que los carbohidratos constituyan aproximadamente el 55 a 60% del consumo de calorías, provenientes sobre todo de una amplia variedad de cereales y otros alimentos que contienen almidón (el pan, las pastas, la papa y el arroz), y frutas y verduras.

A continuación le presentamos cuatro sugerencias de dietas en las que se combinan distintos tipos de alimentos que satisfacen el requerimiento diario de carbohidratos en forma balanceada para una persona promedio.

OPCION #1

1 tazón (60g) de cereal; 4 rebanadas de pan integral; 175 g. de papas hervidas;1 rebanada delgada de pastel de zanahoria (sin glaseado); 1 pera, 1 durazno y 1 porción de melón.


OPCION #2

2 rebanadas de pan tostado y un tazón de cereal; 1 rebanada de pan integral; Ensalada de frijol, garbanzos y frijol bayo; 1 porción de arroz (175 g); 1 panecillo; 1 kiwi, 1 puñado de uvas y 2 mandarinas.


OPCION #3

2 rebanadas de pan; 1 papa (175-225 g); 1 porción de pastas; 1 galleta digestiva; 1 plátano, 1 manzana y 1 naranja.


OPCION #4 Para alguien con intolerancia al gluten

1 tazón de hojuelas de maíz o arroz tostado; 4 rebanadas de pan de harina de arroz (casero); papa mediana; 1 bolsa de botana; 175 g. de arroz cocido; 2 plátanos, 1 naranja.