23/2/17

Nutrición en la nueva madre [23-2-17]


Nutrición en la nueva madre

La nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Su calidad es determinante para el óptimo funcionamiento y salud de nuestro cuerpo.

Los aspectos básicos de una dieta son los mismos sin importar el grupo etario; sin embargo, las necesidades nutrimentales de cada individuo cambian de acuerdo con la edad, condición fisiológica y/o enfermedad subyacente.

En el caso la mujer, el embarazo es una de las etapas en las cuales se producen una serie de cambios fisiológicos que obligan a prestar mayor atención a la dieta, no se puede caer en ninguno de los dos extremos, por un lado la desnutrición materna, tanto pregestacional (antes del embarazo) como gestacional (durante el embarazo) simboliza graves consecuencias para el neonato, debido a la elevada incidencia de peso bajo al nacer, infertilidad, abortos espontáneos, incrementa la mortalidad, retraso o detención del crecimiento entre otros. De igual manera, una madre con una obesidad desarrollada previo al embarazo, o durante la gestación aumenta los riesgos de muerte prematura, alteraciones en el trabajo de parto, así como hipertensión arterial, preclampsia, diabetes, triglicéridos y colesterol elevados.

Controlar la alimentación en el embarazo no quiere decir limitarla exageradamente para no perder la figura, o hacerlo en exceso, “comer por dos personas”, con la intención de obtener un buen desarrollo del feto. No hay duda de que es indispensable que se origine un aumento del peso corporal, pero este debe venir en función de lo requerido, sin excesos ni carencias. El incremento ponderal óptimo se relaciona con un crecimiento fetal adecuado. 11,5 -16 kg para una mujer cuyo condición nutricional sea normal, 12,4 a 18 kg si la madre está desnutrida y de 7-11,5 si la gestante padece de una obesidad.

Los requerimientos energéticos durante el embarazo deben satisfacer las necesidades tanto de la madre como del producto de la gestación, esta energía proviene de nutrientes esenciales como carbohidratos y grasas, mientras que las proteínas forman tejidos y órganos. Durante los 9 meses de gestación se requieren aproximadamente 80.000 Kcal adicionales, divididas en 250 días que dura el embarazo, equivale a 320 cal /día después del primer trimestre.


Nutrientes esenciales:

Calcio: Se recomienda una ingesta de calcio de 1.200 mg/día. Su ingesta se puede cubrir con 4 raciones diarias de lácteos (leche, yogurt, queso o cuajada). Esta cantidad provee el  suficiente calcio, para lograr un desarrollo fetal normal, sin tener que utilizar las reservas óseas maternas.

Cereales integrales, leguminosas (granos) y vegetales verdes son otra importante fuente de calcio. Debe evitar el consumo de café, tabaco y alcohol, sustancias que interfieren en el metabolismo del calcio.

Hierro: En promedio, durante el segundo y tercer trimestres son necesarios cerca de 5,6 mg de hierro por día, es decir 4 veces más que en mujeres no embarazadas.

  1. Aporte de hierro dietario: ingesta de alimentos fuentes del mineral, que incluya alimentos facilitadores (fuentes de vitamina C y A) y evitar el consumo de alimentos inhibidores de su absorción (café, té, bebidas carbonatadas).
  2. Alimentos fortificados: como la harina de maíz precocida y otros, junto con el consumo de alimentos fortificados especiales para embarazadas.
  3. Suplementación: en las embarazadas, la norma recomienda para prevenir la deficiencia de hierro, sulfato ferroso a una dosis de 60 mg por día 2 veces por semana desde el inicio del embarazo.

Ácido fólico: Las principales fuentes alimentarias de ácido fólico son las vísceras, sobre todo hígado y riñón, carne de res o de ternera, huevos, vegetales, en especial los de hojas verdes (brócoli, espinaca, berros, vainitas, etcétera), leguminosas, cereales integrales, nueces y productos de trigo entero. El organismo aprovecha 50% del ácido fólico de los alimentos, en consecuencia, solo la mitad del folato en forma natural alcanza los tejidos. Es muy difícil cubrir el requerimiento solamente con alimentación. Las mujeres embarazadas deben suplementarse con 5mg diarios de ácido fólico.

Ejercicio y embarazo: Omitir el ejercicio es un error que cometen muchas mujeres al quedar en estado, perciben esta condición meramente fisiológica como una causa que limita su normal desenvolvimiento.

La actividad física, conocida como el conjunto de movimientos del cuerpo en el cual se obtiene como resultado un gasto de energía mayor, tiene resultados maravillosos durante la gestación. Mejora el estado de ánimo, disminuye dolores y molestias típicos del embarazo, prepara para el parto, mejora la resistencia, ejercita el corazón, mantiene el cuerpo flexible, controla el aumento de peso y acondiciona la musculatura sin que esto represente un esfuerzo exagerado. Caminar, bailar, nadar, hacer yoga y hasta ejercicios con pesas (baja intensidad) son disciplinas que significan grandes beneficios a la salud de la gestante y del feto.

Según The American Collage of Obtetricians and Gynecologists, las mujeres que practican alguna actividad física y se encuentran en buen estado físico antes de la gestación, pueden continuar con su práctica durante el embarazo sin riesgo alguno.

Recomendaciones nutricionales

  • Asegúrese de aportar la energía para satisfacer los requerimientos energéticos y nutrimentales diarios.
  • Se recomienda una alimentación equilibrada. En ningún caso siga dietas estrictas, regímenes desequilibrados. (Aunque la embarazada tenga sobrepeso u obesidad).
  • Fraccione el total de calorías a lo largo del día (4-5 tomas), con variedad de alimentos.
  • Utilice técnicas de cocción sanas y ligeras (hervido, vapor, plancha) evitando el exceso de grasas (fritura).
  • Ciertas vitaminas y minerales como ácido fólico, hierro, calcio, se incrementan durante el embarazo. Para cubrirlas, es necesario la suplementación exógena. (pastillas)
  • Una dieta saludable se basa fundamentalmente en aumentar el consumo de cereales integrales, frutas, verduras, tubérculos, hortalizas y legumbres, a la vez que se reducen los aceites y grasas de origen animal (embutido, carnes grasas, lácteos enteros).
  • Elimine el alcohol y cigarrillos.
  • Limite el consumo de cafeína máximo a 300 mg/día.
  • Evite el sedentarismo.
  • En lugar de azúcar opte por edulcorantes. La hoja de estevia es la mejor elección.
  • Evite preparaciones con mucha salsas o condimentos
  • Elimine los líquidos con las comidas, puede desencadenar vómitos.
  • Elimine alimentos que originan acidez, picantes, frituras, chocolate y cafeína.
  • Aumente el consumo de alimentos ricos en fibras.

22/2/17

Alimentos que favorecen las defensas [22-2-17]

Alimentos que favorecen las defensas

La salud familiar debe protegerse para evitar enfermedades.

El sistema inmunológico cumple la función de proteger el organismo de gérmenes y agentes tóxicos, es por ello que la dieta balanceada y la actividad física son vitales para fortalecer las defensas.

Para reforzarlas, es conveniente que el régimen alimenticio isea rico en proteínas, vitaminas y minerales, procedentes de leguminosas, granos integrales, frutas y verduras.

Consejos

Las personas deben evitar el consumo excesivo de harinas, azúcares, lácteos y carnes, ya que estos, por su alto contenido de grasas saturadas, ejercen un efecto negativo en el sistema inmune, y favorece el aparecimiento de infecciones. Se recomienda la ingesta de alimentos que contengan omega 6 y 3, como el aguacate, nueces y avellanas.

Las frutas cítricas, espinacas, guayabas y pimientos rojos son algunos de los alimentos que contienen vitamina C, la cual es un nutriente fundamental para prevenir males respiratorios.

Durante las fechas de fin de año, además de abrigarse de manera adecuada, se aconseja ingerir muchos líquidos e incluir en todos los tiempos de comida naranjas, manzanas, kiwis y uvas.

En el caso de los pequeños, los padres de familia pueden consultar con un pediatra para que les prescriba suplementos vitamínicos a los infantes que los requieran.

21/2/17

Que tu alimentación sea tu medicina [21-2-17]


Que tu alimentación sea tu medicina

Aunque sabemos y somos conscientes que a través de una buena alimentación a base de frutas y vegetales evitaremos un gran número de enfermedades, no tenemos la voluntad suficiente para acabar con los malos hábitos alimenticios que hemos adquirido por años.

La ciencia confirma que un estilo de vida saludable ayuda a prevenir ciertas afecciones. Alimentarse bien ya no es sólo una cuestión de estética, sino que también mejora malestares cotidianos como fatiga, cansancio, estrés y otros que podrían ser consecuencia de una mala nutrición.

El médico Luis Enrique Herrera Zabaleta, explica que, “comer de manera consciente implica saber qué alimentos son positivos y negativos para nuestro cuerpo; identificar los efectos nocivos de cada bocado es fundamental para saber qué sacar de la dieta y qué consumir con más frecuencia”.

Aumente su esperanza de vida, reflexione sobre los daños que hace a su cuerpo contaminarlo con alimentos como grasas saturadas, exceso de azucares y sal, sodio y comidas con demasiadas calorías como hamburguesas y pizzas que solo someten al organismo a cargas tóxicas, desencadenando enfermedades que pueden evitarse consumiendo más frutas y vegetales. 


Una despensa más sana

Hay que llenar la despensa de alimentos saludables. Vegetales, frutas, cereales integrales, semillas, algas, frutos secos, leche vegetal, entre otros. Compre con sensatez y organización. Tenga en cuenta que el esfuerzo sólo será al principio de nuestro cambio alimenticio.

Ayúdese. Para que tenga éxito trate de hacer una lista semanal con los platos que consumirá desde el desayuno hasta la cena de lunes a domingo, e incluya alimentos ricos en vitaminas, minerales, proteínas y fibra.


Recomendaciones

- Distribuya los alimentos en 3 comidas principales.

- Modere el tamaño de las porciones.

- Consuma por día 2 frutas y 3 porciones de verduras de todo tipo y color, preferiblemente crudas.

- En el almuerzo y en la cena, la mitad del plato que sean verduras y de postre una fruta.

- Incorpore legumbres, cereales integrales, semillas y frutos secos.

- Consuma menos carnes rojas y evite los embutidos como las salchichas y demás.

- Cocine sin sal. Reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero u otros.

- Evite el uso del salero en la mesa.

- Limite el consumo de azúcar y alcohol, y tome mucha agua.

- No coma después de las 8 de la noche.

- Acompañe su dieta de actividad física a diario para tener mejores resultados en su salud.

Tenga en cuenta que estos son concejos básicos, finalmente será su médico quien determine cuál es la dieta exacta que cada persona necesita.
 

Más que un hábito saludables

Cuando comer saludablemente trae beneficios como enfermarse menos y combatir problemas como estreñimiento, diabetes, colesterol elevado, la obesidad y hasta enfermedades graves como el cáncer, éste acto se convierte en algo más que un hábito saludable que su cuerpo le agradecerá con el tiempo.

Herrera, médico egresado de la Universidad de Cartagena asegura que, “está científicamente comprobado que emociones como el estrés y la depresión son aliviados con una buena nutrición por sus propiedades curativas. En las personas mayores, su práctica estimula la memoria, tener la habilidad de concentrarse en el aquí y el ahora, dándoles una sensación de bienestar”.


Toda una terapia

La alimentación como base de la salud resulta ser toda una terapia en la que con el tiempo se desechan los alimentos de origen animal y se consumen los orgánicos y naturales. El asesoramiento de un profesional es importante para que decida cuándo empezar los cambios en la manera de alimentar su vida.

20/2/17

La importancia de la alimentación para una buena salud ocular

La importancia de la alimentación para una buena salud ocular

VISIÓN. Una buena alimentación ayuda a cuidar la visión.


pagina66.com

Una buena nutrición, sana y equilibrada influye de manera directa para una buena salud visual y se asocia con un menor riesgo de padecer patologías oculares.

Los alimentos ricos en vitamina C y E, zinc, luteína y ácidos grasos Omega-3 son ideales para mantener la salud visual. Estos nutrientes se asocian con un menor riesgo de padecer degeneración macular, cataratas y ojo seco, como nos explica José Luis Agulló de Óptica Agulló en Cocentaina.

Vamos a enumerar los distintos tipos de vitaminas y sus beneficios a nivel de la visión:

-La VITAMINA A ayuda a mejorar la visión nocturna.

-La VITAMINA B previene la aparición de enfermedades. El ácido fólico, la piridoxina y la vitamina B12 están relacionados con la prevención de la degeneración macular.

-La VITAMINA C es necesaria para la absorción de las vitaminas A y E, así como para fabricar colágeno muy presente, por ejemplo, en el humor vítreo.

El humor vítreo del ojo proporciona soporte físico al globo ocular mediante fibras de colágeno que rodean el interior del globo ocular. Cuando estas fibras se desprenden, se enredan sobre sí mismas y flotan en el interior del humor vítreo, dando lugar a las “moscas volantes”, provocando molestias cuando pasan por el eje visual.

-La VITAMINA E protege las células de la oxidación mediante la protección de sus ácidos grasos. Puede prevenir la aparición de cataratas al neutralizar la acción de los radicales libres.

-ANTOCIANIDINAS.
La labor de estos flavonoides se centra en la reparación de las células nerviosas de la retina, en el aumento del caudal sanguíneo y en la protección del colágeno.

La luteína y la zeaxantina, juntos actúan como “lentes de sol internas”, protegen la mácula de dos formas: ayudan a construir el pigmento macular, el que protege la mácula al filtrar los rayos dañinos del sol. También actúan como antioxidantes, demorando cualquier daño macular que ocurra.

-El ZINC es un mineral antioxidante que se convierte en un nutriente imprescindible para el buen y correcto funcionamiento de la retina.

-Los ACIDOS GRASOS Omega-3,
específicamente el DHA, juegan un rol de suma importancia en la capa de células nerviosas de la retina. El Omega-3 ayuda a proteger a los adultos tanto de la degeneración macular asociada a la edad, como del síndrome de ojo seco.

La aparición de fotofobia puede estar relacionada con un bajo consumo de vitamina B12.

El mantener una dieta sana y equilibrada, además de ejercicio físico, es fundamental para una buena salud. En ocasiones es difícil poder llevar una dieta sana y esto provoca que los niveles de nutrientes y vitaminas no siempre sean los recomendados. Hoy en día existen suplementos para el metabolismo ocular que pueden aportarnos una serie de componentes que actuarán a nivel preventivo y mejorarán el rendimiento ocular, algo que José Luis Agulló, de Óptica Agulló, destaca por su importancia.

19/2/17

Descubre algunos de los alimentos que cuidan la salud de tu piel

Descubre algunos de los alimentos que cuidan la salud de tu piel

Además de brindarle cuidados externos con productos de belleza a la piel, esta necesita una buena y sana alimentación, de la que hoy te propones.

laprensagrafica.com

La mayoría de las personas se preocupa por el buen aspecto de su piel y creen conseguirlo a basa de buenos productos de belleza para mantenerla saludable y bien cuidada.

Aunque estos productos suelen ser efectivos para la piel, siempre es necesario contar con una buena alimentación, ya que los nutrientes que se absorben a través de esta son determinantes para conservar la dermis en buen estado.

Teniendo en cuenta que algunos alimentos la beneficia más que otros, hoy te presentamos algunos alimentos que según el sitio mejorconsalud.com, te vendrían perfectos para este fin.

-Los frutos cítricos se han valorado desde la antigüedad por su alto contenido de vitamina C, minerales esenciales y aceites naturales que fortalecen el sistema inmunitario.

Lo que algunos desconocen es que, además de esto, estos nutrientes promueven el desarrollo saludable de la dermis, y aceleran su proceso de recuperación ante cortes, quemaduras y acné. Incluso, su consumo regular favorece la producción de colágeno, una sustancia que mantiene la elasticidad y firmeza.

Las avellanas y otras variedades de frutos secos tienen una cantidad significativa de vitamina E, un nutriente antioxidante que se ha relacionado con la prevención del envejecimiento celular prematuro. También son una fuente de ácidos grasos omega 3 y proteínas que ayudan a mantener la elasticidad, la humedad y un aspecto suave y saludable.

La zanahoria, que es fácil de adquirir y su precio es bajo, y que suele incorporarse con facilidad en la dieta y tiene múltiples beneficios para la salud cutánea. Su alto contenido de beta-carotenos (provitamina A) ejerce un efecto antioxidante que minimiza los daños ocasionados por los radicales libres y las toxinas del ambiente. Está recomendada para estimular la reparación de los tejidos, acelerar la recuperación de las heridas superficiales y prevenir los daños causados por los rayos UV del sol.

Otro de los alimentos especiales para este fin es el pescado,ya que es un excelente complemento de la dieta, no solo porque le aportan beneficios a la salud cardiovascular, sino porque protegen la piel y disminuyen el riesgo de padecer arrugas prematuras.

Aporta grandes cantidades de ácidos grasos omega 3, un tipo de grasa saludable que ejerce efectos antiinflamatorios y antioxidantes.Además estos contienen vitamina E, proteínas y minerales esenciales que participan en la producción y conservación del colágeno y la elastina.

Asimismo el tomate, rico en licopeno, vitamina A y potasio, es uno de los mejores vegetales para nutrir y conservar la piel mediante la alimentación. Sus propiedades antioxidantes estimulan la actividad celular y aceleran la regeneración del tejido dañado o lesionado.

Contienen vitamina C y magnesio, necesarios para evitar la flacidez, las manchas y otras molestas imperfecciones. También aportan selenio, un mineral esencial que evita las enfermedades cutáneas y las marcas por quemaduras o heridas superficiales.

El prodigioso aceite de coco no solo le brinda beneficios a la piel cuando se aplica de forma tópica como cosmético natural, sino que tiene interesantes propiedades al ser ingerido de forma directa.

Tomar una o dos cucharaditas al día fortalece el sistema inmunitario, previene la aparición de trastornos cutáneos y, de hecho, es útil para regular el pH natural de la piel.

Este aceite también aporta cantidades importantes de vitamina E, un antioxidante esencial para mantener la dermis hidratada y suave.

Después de conocer las virtudes de estos alimentos que te pueden ayudar con la salud de la piel, según el sitio mejorconsalud.com, no estaría mal que los incluyeras en tu alimentación sana y balanceada para aprovechar sus beneficios.

15/2/17

El estado nutricional de los pacientes, factor clave para acortar la estancia hospitalaria [15-2-17]


El estado nutricional de los pacientes, factor clave para acortar la estancia hospitalaria y facilitar su reincorporación a la vida activa con mayor independencia

El manual ‘Valoración del estado nutricional por el laboratorio’, iniciativa de la comisión de Vitaminas, Nutrición y Dietética de la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular, revisa las pautas actuales de seguimiento de los parámetros nutricionales en la población

La dieta es uno de los determinantes más importantes y modificables del estilo de vida en la salud humana y tanto la desnutrición como la sobrealimentación juegan un papel muy importante en la aparición de enfermedades y la mortalidad. En este sentido, más de la mitad de las muertes por enfermedades crónicas son atribuibles a la enfermedad cardiovascular. Asimismo, está demostrado que un buen estado nutricional disminuye los periodos de recuperación y acorta la estancia hospitalaria y facilita la reincorporación del paciente a la vida activa con un mayor grado de independencia.

Por ello, con el objeto de revisar las pautas actuales de seguimiento de los parámetros nutricionales en la población, se publica la monografía ‘Valoración del estado nutricional por el laboratorio’, iniciativa de la comisión de Vitaminas, Nutrición, y Dietética de la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular (SEQC).

Según explica el Dr. Ramón Deulofeu, del Laboratorio de Bioquímica y Genética Molecular del Hospital Clinic de Barcelona y codirector de la publicación, “el principal objetivo de la monografía es dar a conocer a los clínicos, dietistas, nutriólogos y especialistas de laboratorio las nuevas herramientas que hoy disponemos en el laboratorio para escoger siempre las más útiles y adecuadas para cada paciente”.

El manual se centra en seis enfermedades que la OMS considera de máximo interés abordar en los próximos años mediante modificaciones de la dieta por las implicaciones socioeconómicas y sanitarias que conllevan. Entre ellas destacan los trastornos de la conducta alimentaria, como la obesidad o la anorexia, y los relacionados con la enfermedad cardiovascular.

Últimos avances en laboratorio clínico

El análisis del estado nutricional permite detectar la mala calidad de la alimentación, desde la ingesta hasta los déficit de absorción, y revela también los excesos de aportes o malos hábitos alimentarios.

Consiste en un estudio multidisciplinar que incluye datos antropométricos, examen clínico, evaluación dietética y biomarcadores, incorporados recientemente gracias al desarrollo de las nuevas técnicas analíticas. Esta aportación del laboratorio clínico constituye la medida más objetiva y exacta. Además reflejan las características individuales del paciente, una importante ventaja, ya que por ejemplo el colesterol puede ser elevado por causas genéticas a pesar de restringir su ingesta.

Asimismo, en el laboratorio se puede valorar de forma eficaz tanto el estado nutricional en macronutrientes como los micronutrientes. Estos análisis -poco desarrollados hasta hace poco- se han expandido recientemente a todos los grandes laboratorios y de éstos progresivamente a la asistencia primaria.

Además, es posible medir gran variedad de proteínas específicas, lípidos, lipoproteínas, hormonas (Insulina, ILGF-1, leptina, adiponectina) relacionadas con el estado nutricional y el metabolismo de los hidratos de carbono, así como la mayoría de vitaminas y provitaminas (carotenos, vitaminas A, B1, B6, B12, E, C, D, ácido fólico), y también los elementos traza y ultratraza que día a día van demostrando mayor utilidad clínica.

Por último, algunos países ya usan la valoración del estado nutricional al ingreso en el hospital pues establece una clasificación de riesgo de complicaciones y aumento de la estancia hospitalaria si no se corrige este déficit.

Mayor demanda de estudios nutricionales

Debido al aumento de la obesidad y de las enfermedades cardiovasculares, los análisis nutricionales se realizan de forma habitual en los exámenes de salud de la población, lo que permite detectar muchos estados de malnutrición. De hecho, en el caso de la enfermedad cardiovascular, la mayoría de adultos se someten habitualmente al análisis de su perfil lipídico pues se ha demostrado que disminuir el colesterol efectivamente reduce la mortalidad cardiovascular.

También ha aumentado de forma exponencial el número de personas a los que es preciso monitorizar su estado nutricional, dado el envejecimiento de la población y la mejora de los tratamientos, así como el mejor conocimiento de la fisiopatología de todas las enfermedades que ha logrado una mayor supervivencia en pacientes graves de todo tipo, aumentando, por tanto, la probabilidad de que desarrollen una deficiencia nutricional.

Entre las patologías que requieren que el paciente se someta periódicamente a una valoración de este tipo, destacan como grupos más importantes los hipercolesterolémicos o dislipémicos, por su mayor riesgo cardiovascular, los diabéticos, los obesos, los anoréxicos, aquellos con riesgo de déficit de hierro, los oncológicos, los enfermos de sida, los ancianos, los pacientes con enfermedades inflamatorias crónicas y los sometidos a resecciones intestinales quirúrgicas.

14/2/17

Normas de cocción de verduras [14-2-17]


Normas de cocción de verduras

Como norma general las verduras se deben lavar en agua fría, no templada ni caliente, antes de cortarlas, para que no pierdan nutrientes (sales minerales y vitaminas) con sus jugos durante el corte.

Al cocer las verduras debemos introducirlas en agua hirviendo a borbotones, para que no se oxiden (oscurezcan) y, de esa manera, en el momento en el que estén cocidas, sacarlas del agua hirviendo y refrescarlas al chorro del agua fría, poniéndolas inmediatamente a escurrir para que no queden en exceso lavadas.

Las verduras deben cocerse en agua salada, las verdes destapadas, y las blancas con la cazuela cubierta.

Una vez alcanzado el punto justo de cocción, se escurren bien y se utilizan condimentadas o tal cual.

No se debe desechar el agua de cocción de las verduras ya que en ella se encuentran parte de las vitaminas y minerales, nutrientes solubles en agua. Este nutritivo caldo lo podemos utilizar para elaborar otras preparaciones como un arroz, una sopa o una carne que se esté cociendo. Después de preparar una ensalada, si vemos que hay hojas deterioradas para consumirlas crudas, las limpiamos bien y las utilizamos para hacer un puré o una crema.

Conviene conservar la mayor cantidad posible de las hojas exteriores oscuras de las lechugas, repollos, coles, etc., ya que al haber estado en contacto con el sol durante más tiempo, es donde mayor concentración de vitaminas hay.
 

12/2/17

La sandía, refrescante nutrición [12-2-17]


La sandía, refrescante nutrición

Tras su jugosa carne sonrosada, esta fruta podría beneficiar a atletas, hipertensos y a hombres con disfunción eréctil


laestrella.com.pa.-Leila Nilipour

Un crujiente, dulce y jugoso bocadillo, es lo que me viene a la mente cuando me ponen enfrente una tajada de sandía. La fruta que ya todos conocemos por ser sumamente refrescante cuando hace mucho calor, tiene varias otras propiedades menos conocidas.

Podría ayudar a recuperarnos más rápido tras hacer ejercicio, mejorar la salud cardiovascular de las mujeres postmenopáusicas y de repente hasta renovar el vigor de los hombres con disfunción eréctil.

HIDRATACIÓN

En primer lugar, la sandía es una de las frutas más hidratantes que existe, ya que es 90% agua.

Esto no solo la hace baja en calorías sino que para las muchas personas que no les gusta tomar agua, se postula como una mejor opción que los jugos azucarados o las sodas.

Estar hidratados adecuadamente es importante para la eliminación de desechos a través de la orina, la salud de los tejidos, el buen funcionamiento de nuestros órganos y la regulación de la temperatura corporal, según indica el sitio web de Mayo Clinic .

NUTRIENTES

La sandía también está cargada de nutrientes. Una taza de sandía en pedazos aporta aproximadamente un 30% de nuestras necesidades diarias de vitamina C.

Los amantes de la sandía probablemente coman más de una taza en una sentada, por lo que de repente hasta adquieren el 100% de su dosis diaria de esta vitamina y antioxidante, que de acuerdo con el sitio WebMD protege contra. los radicales libres y fortalece el sistema inmune.

Además, la fruta aporta vitamina A, que contribuye a la salud visual, potasio, que ayuda a regular la presión sanguínea, y fibra que promueve la salud digestiva.

También es rica en licopeno, uno de los antioxidantes característicos de las frutas y vegetales rojos, como el tomate, la guayaba y la toronja rosada

Como antioxidante, se especula que el licopeno podría jugar un papel importante en la prevención del cáncer, pero se necesitan más estudios para confirmarlo.

PARA ATLETAS E HIPERTENSOS

Por su alta concentración del aminoácido L-citrulina, la sandía podría beneficiar a atletas y personas que sufren de presión alta.

Al comernos una sandía, la L-citrulina en la fruta se convierte en otro aminoácido en nuestro cuerpo, la L-arginina, a la que se le atribuyen los beneficios mencionados.

Un estudio publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry en 2013, donde investigadores le dieron jugo de sandía a un grupo de atletas, sugiere que consumir sandía después del ejercicio ayuda a reducir el dolor muscular y disminuye el tiempo para recuperar el ritmo cardíaco.

Los resultados de otro estudio publicado en 2013 también, en la revista científica Menopause , proponen que la sandía podría reducir la presión arterial en mujeres postmenopáusicas.

DISFUNCIÓN ERÉCTIL

La suplementación con L-arginina ha demostrado contribuir al desempeño sexual en los hombres con disfunción eréctil, por lo que varios científicos han comenzado a especular si el consumo de sandía podría proveer estos beneficios también.

Sin embargo, dados los niveles de concentración en la fruta, habría que comerse quién sabe cuántas sandías para lograr un efecto similar, y con esa cantidad de agua en el cuerpo, lo más probable es que el hombre que se de a esta tarea pase el resto de la noche evacuando la vejiga.

En fin, como si su exquisitez no fuera suficiente motivación para comernos un pedazo de esta fruta cada vez que podamos, el conocer sus beneficios a la salud es una invitación a no pensarlo dos veces la próxima vez que nos topemos con una sandía en el camino.

A COMER MÁS SANDÍA


Córtela en cubos e inclúyala en una ensalada de frutas o de espinaca con queso feta, para darle un toque refrescante.

Licúela y tómela en jugo o mézcle la sandía licuada con limonada para una bebida refrescante.

La limonada de sandía se puede colar y poner en vasitos en el congelador para obtener duros.

Úsela licuada en su próximo trago o cocktail , por ejemplo un mojito de sandía.